• Recordamos el Rock and Pop Festival

    33 años después de su edición original, realizada en el estadio de Vélez Sarsfield con un line up que incluyó a INXS, Nina Hagen, John Mayall, Charly García, Soda Stereo, Sumo, Virus, Fito Páez, Los Abuelos de la Nada y Miguel Mateos/ZAS, entre muchos otros, el Festival Rock & Pop volvió al ruedo. Esta vez, en el estadio Obras al aire libre, y con una variada grilla de artistas internacionales y locales encabezada por Blondie y completada por The Vamps, Eruca Sativa, The Magic Numbers, Octafonic y Todo Aparenta Normal. Azealia Banks, que también era de la partida, finalmente no participó como consecuencia de una bronquitis.

    Desde su primera y única visita a la Argentina en 2004, fue muy poco lo que se supo de Blondie. Con conciertos y álbumes esporádicos, la experimentada agrupación neoyorquina ganó nuevo impulso a partir de Pollinator, su último álbum de estudio editado el año pasado y que, a través de diferentes colaboraciones (Charli XCX, Johnny Marr, Sia, David Sitek y Nick Valensi de The Strokes, entre otros), incursionó en la música electrónica como una manera de revitalizar y actualizar su propuesta. De todos modos, esto de experimentar no es algo que sorprenda tratándose de Debbie Harry y compañía: siempre identificado con la etiqueta new wave y conservando tanto su sonoridad pop rock como su impronta bailable, a Blondie jamás le tembló el pulso a la hora de zambullirse en las aguas del reggae, el rap, el soul, el funk y la música disco, toda una amalgama de estilos que, atravesados por su filtro y su buen gusto, desembocaron en una identidad musical propia que alcanzó un éxito de enormes proporciones durante la década del ochenta e influenció a numerosos artistas.